Novedades

Recomiendan agregar magnesio a la yerba mate

La Yerba Mate se ha consumido tradicionalmente en América Central y del Sur, particularmente en Argentina, Uruguay y Brasil durante siglos. Se ha convertido en parte de su historia y cultura. Si bien tiene un sabor exótico, se ha sabido que es un estimulador nervioso central, ya que alivia la fatiga, y refresca la mente y el cuerpo. Ahora, un estudio científico evidencia los beneficios del magnesio en la bebida popular Yerba Mate, con el fin de mejorar sus beneficios para la salud

Según los resultados, el consumo alto de esta bebida con magnesio agregado puede ayudar a proteger contra el colesterol malo, la estimulación de la motilidad intestinal, reducir los episodios de migrañas recurrentes, y disminuir el dolor de los calambres menstruales, mientras que mejora las habilidades intelectuales y físicas.

El estudio titulado «Evaluación de la Biodisponibilidad de Magnesio en una población con consumo de Yerba Mate» fue financiado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y fue realizado por la investigadora Alicia Maskin de Jensen y otros colaboradores de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones. Este fue un estudio que duró dos años que buscó observar y analizar los beneficios de agregar magnesio a nuestras dietas. Como los estilos de vida de los consumidores han cambiado a lo largo del tiempo, sus niveles de magnesio han disminuido.

El razonamiento fundamental de esta investigación se basó en las observaciones de la Doctora Alicia Maskin de Jensen, quien describió como: “…en los últimos 100 años, debido a los cambios de estilos de vida y a la industrialización que ha originado el consumo de alimentos manufacturados, la ingesta de magnesio ha ido declinando por debajo de los requerimientos y recomendaciones.” Como resultado, podemos ver lo esencial que este elemento es para nuestra salud mental y física general. “…está asociada con múltiples anormalidades bioquímicas: hipocalemia, hipocalcemia, hipofosfatemia, hipocalciuria, hipomagnesiuria, acidosis metabólica y diversas manifestaciones clínicas como cardiovasculares, neuromusculares, óseas y endócrinas”.

“Los individuos consumidores de yerba mate fortificada con magnesio presentaron diversas manifestaciones clínicas: estimulación de la motilidad intestinal, disminución de la astenia y episodios de migraña recurrente, aspecto de piel hidratada con disminución del acné, descenso de la aparición de calambres, aumento de las capacidades intelectuales y físicas”, concluye la investigación.

Asimismo, en el periodo posterior a la ingesta, el 91% de los individuos sintomáticos perdieron los beneficios obtenidos al consumir yerba mate fortificada.

Todas las personas que padecían de migraña recurrente “disminuyeron los eventos durante los cuatro meses de ingesta de yerba fortificada y los episodios aumentaron nuevamente durante el periodo post-ingesta”, contó la investigadora.

Según el estudio, una o dos mateadas diarias (no compartidas) serían suficientes para aportar 151,27 miligramos en promedia, la dosis recomendada para lograr el efecto beneficioso sobre la salud.

El estudio enfatizó aún más la importancia del magnesio para nuestra salud y bienestar general. La mayoría de los consumidores ni siquiera cumplen con el requisito mínimo de la ingesta de magnesio. El estudio reciente puede ser considerado innovador porque ha ofrecido una solución práctica a la falta de este elemento en nuestras dietas.

“Una de las formas de suplir la falencia de determinados nutrientes en la población es utilizando alimentos fortificados”, dijo Jensen. El mate «podría fortificarse con magnesio ya que es de consumo masivo, y se disfruta en todos los niveles económicos y sociales”. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate, el consumo de mate está presente en el 98% de los hogares argentinos, 92% de los consultados elige beber mate caliente con un menor porcentaje para el consumo de mate cocido y tereré, es decir, cebado con agua fría. El mate con agua caliente está más extendido entre los mayores de 21 años”, agregó.

Fuentes: Infocampo / Food News Latam / INYM

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*