Novedades

El ritual del mate llegó a Oceanía

Rodrigo (más conocido como «Lilo») y Virginia, son una pareja de argentinos que recorrieron durante un tiempo Asia y Oceanía, por los pagos de Nueva Zelanda, Australia, Tailandia, India, Cambodia y Myanmar, compartiendo con los nativos de cada lugar la cultura matera.

En Nueva Zelanda, la hermana de una amiga de Lilo tiene una casa de té que se llama «Ritual Tea Company», ya que ella es fanática del ritual que el té asume.  Gracias a la pareja argentina conoció el ritual del mate. Luego de probarlo, escribió y publicó en su sitio web sobre aquella primera vez que tomó mate. En aquella descripción recuerda el primer contacto, cada momento, cada sorbo…

Compartimos el relato de aquella primera experiencia con el mate:

«Tuve la suerte de experimentar los rituales de la cultura de la bebida de té argentino aquí en Nueva Zelanda cuando nuestros amigos argentinos Lilo y Virginia llegaron para quedarse. Ritual Tea Company se llama así debido a los rituales sorprendentes y hermosos alrededores de la segunda bebida más consumida en el mundo (el té). Los rituales son diferentes en cada país. Aquí está mi experiencia de té de yerba mate de Argentina …

Mi hermana Jess se hizo amiga de Lilo mientras estaban trabajando en una montaña en Canadá. Jess no soportaba la idea de estar tan lejos de casa durante siete meses sin el ritual de su té favorito, por lo cual se llevó suministros! Un día Lilo llegó a la habitación de Jess, se plantó en el suelo y comenzó a charlar. Jess se estaba haciendo una taza de té, así que también hizo una para Lilo. Le encantó. Los rituales en torno a una taza de té son importantes para Lilo; siendo argentino, siempre tiene a mano una taza de té de yerba (mate). Lilo asocia té el mate con su lugar, su casa, buena gente y buenas conversaciones. Así que empezaron su amistad en torno al nuevo ritual. 

Cuando volvieron a Nueva Zelanda, Lilo me preparo mi primer degustación de yerba mate. La yerba mate es una infusión de hierbas (‘mate’ que significa ‘hierba’), así que no es oficialmente «té». Es una especie de la familia de acebo. Lilo trajo una bolsa blanca de la Yerba Mate que parecía un paquete de 1,5 kg de harina. Los paquetes son así de grandes porque beben mucho. Luego llenó el recipiente – hecha de una calabaza seca – ¡guau! Un amigo de Lilo había grabado las llanuras de Argentina y dos caballos en el exterior de la calabaza, con una lupa y gracias a la luz el sol! Su amigo le dio el recipiente a Lilo cuando éste dejó Argentina para emprender su viaje por el mundo, para que siempre recuerde su casa. Cuando Lilo huele el paquete de yerba y dice  «esto es como estar en casa, en una bolsa», se puede sentir la emoción. 

La infusión se prepara llenando el recipiente cerca de tres cuartos de su capacidad con las hojas secas de la planta de yerba. Se añade una paja de metal -bombilla- (en un ángulo específico!) Y luego se llena con agua a 80 ° C, la misma temperatura que el té verde;caliente pero no hirviendo. Le hice una pregunta tonta: le pregunté a Lilo si quería un termómetro – él ha hecho este ritual una y mil veces antes y sabe que el calor del agua a través del tacto. Si se puede poner la mano sobre el vapor y dejarla ahí, es la temperatura perfecta.Voy a tener que tratar esto la próxima vez que prepare un poco de té verde! Si se elabora el mate con agua caliente se convertirá en amargo, al igual que el té verde.

El agua siempre es vertida por el propietario del recipiente y él beben el primero. Se vuelve a llenar y se pasa en sentido horario (siempre en sentido horario), hasta completar la ronda. Listo, se consume alrededor de un litro de té. El sabor … ahumado, amargo, fuerte. Y al parecer ni siquiera estoy bebiendo una infusión particularmente fuerte . La segunda vuelta es mucho mejor, es un poco más fresco y la fuerza se ha reducido un poco. Como dice Lilo, todo esta en el ritual. Por mucho que me gustó el sabor, fueron los rituales en torno a la infusión los que realmente me han capturado (y que la adorable calabaza encaja perfectamente en la mano!).

Lilo y Virginia se han ido ahora, pero para recordarles nuestro tiempo juntos, les di un poco de té que espero que disfruten en sus viajes por el resto de Nueva Zelanda«

photo_1_large

Nota original: http://ritualteacompany.co.nz/blogs/news/47180355-argentinian-tea-rituals

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*