Novedades

El mate como puente entre los chicos y la literatura

«Mate Literario» es la original experiencia que se lleva a cabo en una escuela de Berisso, Buenos Aires: en la secundaria 6 fomentan la escritura grupal y el debate de textos propios, mate por medio.

Mate, facturas, un ambiente descontracturado, libros y hojas en blanco. En la Secundaria Nº 6 de Berisso apelaron a la tradición y al trabajo en grupo para acercar a los adolescentes a la lectura y a la escritura. Con resultados “tan positivos que se fueron sumando escuelas” y que ahora “llevarán la experiencia a otras ciudades de la Provincia”, explicaron en la ciudad ribereña.

Las jornadas denominadas “Mates literarios” comenzaron en 2011, se expandieron, y ya son una sana costumbre entre las instituciones educativas berissenses: “lejos del fogón pero cerca del compañerismo y de otras buenas cosas que trae consigo el mate como costumbre argentina -dicen en el establecimiento de las calles 2 y 170-, la idea primitiva derivó en un proyecto interinstitucional entre varias escuelas. Y el próximo 22 de abril desembarcará en Henderson, convirtiéndose en un proyecto interdistrital”, comentan con entusiasmo.

Los profesores Fernando Andino y Mariano Dubín fueron quienes dieron forma a estas mateadas con libros que comenzaron bajo la forma de talleres de escritura.

El trabajo “mezcla la oralidad propia de los fogones con la escritura. Y a diferencia del café literario originario de Francia, que nuclea en un salón a entendidos que discuten de literatura -aclaran-, el objetivo de esta experiencia es partir desde el llano, tener el mate como símbolo de algo que se comparte y que promueve la conversación sin conocimientos profundos de la materia”.

LA ESCRITURA GRUPAL

Los docentes describen que sus mateadas “son muy habladas porque realizamos escrituras colectivas. Los alumnos no analizan ni debaten obras de otros autores, sino que trabajan sobre la propia, realizada en forma grupal”.

Fernando y Mariano explican que los chicos “se juntan en grupos y discuten consignas con una impronta oral muy fuerte”, realzan para detallar que del proyecto participan alumnos de los cuartos, quintos y sextos años.

“En cada mesa dejamos dos o tres libros de cuentos y ellos tienen que buscar y elegir la primera oración de alguno para luego transcribirla en la hoja -apuntan-. A partir de ahí, en una segunda etapa, continúan la ficción. Deben elegir el comienzo más significativo para ellos, para después darle continuidad a esa ficción que se aparta de la pensada por el autor original. En ese sentido se discute por qué resulta más interesante un comienzo que otro, y así, de alguna manera, están discutiendo literatura. Y esa es la discusión interesante”. “Otro aspecto del mate literario es que se derriban las barreras entre escuelas”, puntualizan los docentes.

Fuente: El día

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*