Novedades

Características de la planta de la Yerba Mate

La yerba mate es indispensable todos los días para un Loco x el Mate. Por eso, compartimos las principales características de la planta que nos ofrece sus hojas para preparar esa infusión tan cotidiana para quienes vivimos en el sur de América, y tantos otros materos que hay alrededor del mundo.

La yerba mate es una planta originaria de América del Sur, su nombre científico es Ilex paraguarienses. Su zona originaria se encuentra en las cuencas del Alto Paraná, Alto Uruguay y algunos afluentes del Río Paraguay donde crece en un estado silvestre, en particular dentro del sotobosque o del estrato mediano de los montes. La zona de cultivo de la yerba mate se extiende alrededor de la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay.

En las plantaciones, la yerba mate crece como un pequeño arbusto, pero en estado silvestre puede alcanzar la dimensión de un árbol de características perennifolio (hojas perennes, no caen en otoño), llegando a alcanzar alturas que van de los 12 a los 16 metros, durante unos 30 años. Los guaraníes, tribu de la zona que fueron quienes la conocieron primero y comenzaron a beberla en infusión, se valían de estos árboles silvestres de yerba mate para sus preparados, encontrando las muchas propiedades alimenticias y curativas que hoy conocemos.

En las zonas de cultivo, la planta adquiere características de arbusto, alcanzando una altura de tres a seis metros, y con un tronco corto ramificado cerca del suelo.

Es una planta aquifoliácea de hojas alternas, obovadas, con el margen dentado y el ápice obtuso, de un tamaño de 11 centímetros de largo por cinco de ancho y coriáceas. No presentan nunca pelos ni estomas por el haz. Su color es verde oscuro, con estomas pequeños en el envés. Las nervaduras primarias y secundarias son de color amarillento y muy marcadas.

Las hojas perduran unos tres años en la planta. Tiene además pequeñas flores blanquecinas  que aparecen en los meses de octubre y noviembre, su época de floración. Su fruto es carnoso, de unos 7 milímetros de diámetro y color rojo violáceo o rojizo en su madurez.

La polinización es entomófila, siendo tanto abejas como dípteros los vehículos de la fecundación. Entre los meses de enero y marzo madura el fruto, con cuatro a ocho propágulos rugosos, de color amarillo. La diseminación se produce por lo general endozoicamente, siendo aves sus principales vectores

La yerba mate necesita de la famosa “tierra colorada” de esta zona, rica en laterita y otros minerales que le dan su característica coloración, pues le otorgan los nutrientes indispensables para su correcto desarrollo. Además, necesita de clima húmedo y cálido, con más de mil milímetros de lluvia anual.

Fuente: Fans del Mate

2 comentarios

  1. Valentin Tito Ignacio

    Interesante e ilustrativa el tema de la yerba mate me aclaro algunas dudas…saludos a todos los: Locos x el mate.

  2. vicente José Pérez alvis

    Yo y el mate

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*